To small talk or not to small talk?

Scroll down to content

 

IMG_6417
Foto: Piolo Juvera

Soy antipática, sí soy bastante antipática en cuanto a hablar con extraños se trata. Me da pereza el ¨small talk¨ o la conversación forzada que usualmente se retuerce en los mismas frivolidades de siempre. No se dan una idea de cuantas veces he contestado las mismas tres preguntas: ¿De dónde eres?, ¿cuánto tiempo llevas en México? y ¿a qué te dedicas? Y lo peor es que casi siempre van acompañadas de los mismos: ¡Argentina! ¡Che boluda!; uh muchísimo, ya eres casi chilanga y; ¿modelo… y en qué has salido? La verdad es que las preguntas en sí no son molestas, pero cuando te las hacen al menos una vez por semana durante los últimos 15 años, se vuelve más que monótono; lo cual me ha hecho un poco renuente a las conversaciones casuales.

Ahora bien, aclaremos que el ¨small talk¨ tiene la potencialidad de convertirse en una gran cosa, cuando sueltas un par de palabras y se contestan con originalidad o ingenio se abre una puerta y detrás de ella te puedes encontrar con una nueva gran amistad.

Así conocí a mi amiga Claudia, (y si me pongo a pensarlo bien, probablemente a todos mis amigos). Ella y yo parecíamos no tener nada que ver y presumo que el interés que la motivó a acercarse a mí no fue nada desinteresado. Sin embargo, ese interés se desintegró cuando empezamos a conversar y pasó a ser algo mucho mejor.

Recuerdo muy bien que aquella vez estábamos en el concierto de una banda uruguaya que se llama ¨Cuarteto de nos¨, yo no los conocía y era la primera vez que escuchaba sus canciones. Estaban tocando una canción que me parecía de lo más original pero que todavía no sabía si me gustaba o era demasiado directamente hater para mí, se llama: ¨Mi lista negra¨ (ahí está el link por si quieren escucharla)

Entonces para romper con mi incomodidad, me voltee con Claudia y le pregunté si tenía a alguien en su lista negra, me dijo que sí y yo respondí rápidamente que yo también, a una persona. Ella con sorpresa y picardía contestó que solo bastaba que se le cerraran en el tráfico para entrar en la suya. Nos reímos y así empezó una gran amistad que tenemos hasta hoy.

Claudia es una persona original, elocuente y culta; pero yo nunca me hubiera dado cuenta de eso si no hubiera hecho ese intento de conversación, si no me hubiera abierto a la oportunidad de conocerla y a la posibilidad de decepcionarme; por suerte no fue así. Por suerte todo empezó con un ¨small talk¨ y continuó con un ¨huge talk¨, es de esas amigas con las que puedes pasar horas hablando porque siempre hay ideas, pensamientos y reflexiones para compartir y pin-ponear.

Y desde entonces tengo un pequeño recordatorio, vale la pena hacer el intento y a cada persona nueva que conozco le pregunto a cuánta gente tiene en su lista negra; ja ja nah… pero lo que sí hago es que me doy más oportunidad de conocer gente, aunque a veces no resulte afín, sé que cada tanto existe la posibilidad de que surja una nueva querida amistad.

 

P. D.: La mejor canción del Cuarteto, para mi gusto, es “No llora” (Se me cayó alguna lagrimita cuando la escuché por primera vez.) ¡No se la pierdan!


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s