Depresión: 5 hábitos para salir del bache

Scroll down to content

Antes que nada tengo que aclarar que si estás teniendo pensamientos suicidas o conoces a alguien que los tenga, lo mejor es consultar con un especialista. Estas recomendaciones están basadas en mi experiencia personal y no pretenden suplir un tratamiento médico o psicológico.

La depresión es una de esas enfermedades de las que nadie quiere hablar, de las que todavía generan vergüenza y nos hacen pensar que hay algo malo con nosotros mismos. Es por eso que quiero tocar el tema, porque sé que la depresión es un gran monstruo que silenciosamente tiene cada vez a más gente bajo su sombra.

Les puedo asegurar que sin importar quien seas ni donde vivas conoces, a lo mejor sin saberlo, a alguien que tiene depresión. Yo he tenido depresión y con base en mi experiencia quiero contarles algunos hábitos que me ayudaron a salir adelante.

Es un proceso de cambio de conductas que genera que tu mente empiece a accionar de manera más positiva, por eso es importante ser constante y perseverante para tener transformaciones duraderas.

Salte de la cama

Para quien tiene depresión la cama puede funcionar como una trampa de arena movediza. Puede que te sientas cansado o sin ganas de hacer nada y quedarte en la cama un rato más parezca una buena decisión. Generalmente no lo es, mantenerte inactivo te devuelve todos los pensamientos recurrentes que fomentan tu depresión, además altera tus ciclos de sueño complicando el descanso nocturno.

Sal a dar un paseo

La soledad y la depresión van de la mano, mientras más solos nos sentimos más nos cerramos a tener una relación con alguien lo que refuerza el sentimiento de soledad. Por eso salir de casa, del aislamiento y empezar a caminar por las calles de tu vecindario te puede contagiar de la sensación de vida y movimiento que tiene tu ciudad. Si tienes oportunidad de conversar con alguien aprovéchala, a veces una pequeña charla de pocos minutos nos saca del estado de pesadumbre y nos devuelve al aquí y ahora.

Las investigaciones científicas sobre la felicidad aseguran que la clave está en cambiar de hábitos y fomentar los actos que propician nuestro bienestar. La felicidad, al final de cuentas; no es más que un músculo que debe ejercitarse diario para fortalecerse.

Lee o escribe

Si te gusta leer puedes salirte de tus pensamientos negativos sumergiéndote en alguna buena novela, pero si sientes que tu mente está demasiado dispersa y repetitiva mejor opta por escribir. Cuando ponemos en papel todos los pensamientos recurrentes que no nos dejan en paz la mente siente alivio de que esté anotado, es como cuando haces la lista del súper y ya no tienes que estar recordando que no se te puede olvidar comprar pan. Del mismo modo cuando algo te preocupa; la mente descansa cuando se pone por escrito.

Escribir tus pensamientos también te da perspectiva, te permite ver las cosas desde otro ángulo y eso a veces es justo lo que necesitamos.

Haz ejercicio

Parece reiterativo el tema del ejercicio pero es que realmente funciona. Practicar un deporte o tomar clases grupales en el gimnasio son ideales para sacarte de la rutina negativa.

Agradece

Todas las mañanas apenas te despiertes piensa en cosas, situaciones o personas por las cuales estás agradecido. Cada vez que hacemos esto no solamente estamos llenando nuestra mente de amor si no que también estamos recordando que tenemos mucho, que no todo es malo y empezamos a poner en mayor estima lo bueno que nos pasa.

“Los estudios demuestran que aquellos que priorizan sus relaciones sociales y dedican tiempo a las personas que les importan, aquellos que experimentan gratitud a menudo, aquellos que no ignoran hábitos saludables como el sueño y el ejercicio y, sobre todo, aquellos que le dan más importancia a tener tiempo que a tener dinero son mucho más felices”. Laurie Santos (profesora de psicología y ciencias cognitivas en la Universidad de Yale – The Science of Well-Being)

Independientemente del lugar en el que te encuentres en tu vida, ya sea que te estés recuperando de alguna situación traumática o de un duelo, o que la depresión se haya convertido en una visitante recurrente; tú puedes aumentar tu bienestar, pero te aseguro que no es cosa de un día para otro, es cosa de constancia, de esfuerzo y de dedicación para lograrlo. No te rindas, estás aquí porque tu existencia es valiosa y puedes lograr mucho más de lo que te imaginas.

 


 

 


Foto: @adrianavegam

7 Replies to “Depresión: 5 hábitos para salir del bache”

  1. Hola Milva, suscribo todas tus palabras.
    También ayuda tener a alguien que sutilmente te invite a dar ese paseo, alguien que comprenda un poco la situación y si resulta muy dificil agradecer, pensar que “todo pasa y esto también pasará” es un buen comienzo.
    Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: